5 hábitos del día a día para evitar el dolor de espalda

10 diciembre, 2018
Prevenir dolor espalda

El dolor de espalda es muy habitual en nuestra vida diaria. Ocho de cada diez personas lo padecerán en algún momento. Aunque no siempre trae mayores consecuencias, sí que es cierto que resulta molesto y puede limitarnos en nuestro día a día. De hecho, en España es una de las principales causas de baja laboral.

¿Cómo podemos prevenir el dolor de espalda?

Detrás del dolor de espalda puede haber causas degenerativas. Aún así, la mayoría de las veces este tiene más que ver con malos hábitos, gestos o posturas inadecuadas. Por tanto, adquiriendo unos buenos hábitos podemos conseguir prevenir en buena medida la aparición de estas molestias. La prevención es, sin duda, la mejor de las estrategias para enfrentarse al dolor de espalda.

No es necesario que hagamos grandes esfuerzos: la prevención se basa en seguir unos hábitos sencillos que nos ayudarán a cuidar nuestra espalda y evitarnos las molestias que causa este dolor. A continuación, te exponemos cinco de estos hábitos que puedes incorporar para protegerte y cuidarte mejor:

  1. Caminar con la espalda erguida y la cabeza levantada

    Muchos de los problemas de la espalda vienen derivados de malas posturas, por eso corregirlas es fundamental. Si caminamos encorvados, haremos que recaiga sobre nuestros hombros demasiado peso y estaremos forzando también el cuello. Nuestra columna está diseñada para que caminemos erguidos y esta es la mejor manera de hacerlo.

  2. Cuidar la postura frente al ordenador.

    En nuestra vida actual muchos realizamos trabajos sedentarios y nos pasamos muchas horas frente a un ordenador. Lo adecuado es que la pantalla esté justo a la altura de nuestros ojos, que la espalda se encuentre apoyada en el respaldo y los pies en el suelo.

  3. Vigilar nuestra postura a la hora de agacharnos para recoger cosas.

    Tenemos que procurar que en todo momento se mantenga la espalda recta y las rodillas sean las que se flexionen. De lo contrario estaremos sobrecargando la espalda y podemos acabar produciendo una lesión que nos produzca dolor. Si tu trabajo requiere que te agaches muchas veces al día a recoger cosas del suelo, una faja protectora puede ayudarte a evitar problemas a la larga.

  4. Huir de los movimientos repetitivos.

    Estos acaban sobrecargando zonas concretas y acaban produciendo problemas y molestias. Por eso, debemos intentar no repetir en exceso los mismos movimientos durante mucho tiempo seguido. Si fuera necesario hacerlo, es conveniente que incorpores descansos en tus rutinas. Aprovecha para estirar la espalda y caminar un poco. Esto hará́ que la tensión no se acumule tanto y evitará que surjan problemas a la larga por esta repetición excesiva.

  5. Vigilar la postura a la hora de dormir.

    Nos pasamos entre seis y ocho horas al día durmiendo, así́ que vigilar la postura que adoptamos durante este tiempo también es un buen consejo, así́ podemos evitarnos posibles lesiones. Los expertos consideran que la mejor forma de hacerlo es boca arriba o de lado, en posición fetal. Lo que está totalmente desaconsejado es dormir boca abajo, porque de esta forma estaremos forzando en exceso los músculos de nuestro cuello.

Ya lo ves, con estos cinco sencillos hábitos que puedes incorporar en tu día a día, la salud de tu espalda mejorará notablemente. Además, si puedes realizar algún tipo de actividad física, como la natación o caminar, y vigilas también tu peso, ayudarás a prevenir muchos problemas en el futuro.

 

Jordi Martínez, fisioterapeuta
Número de colegiado 5188 del Colegio de Fisioterapeutas de Catalunya

No hay comentarios

Deja un comentario

Puedes consultar aquí nuestras Condiciones de Uso y Política de Privacidad