¿Cuáles son los síntomas por falta de vitamina B1 y B6?

11 octubre, 2021
déficit de vitamina B1 y el déficit de vitamina B6

El déficit de vitamina B1 y el déficit de vitamina B6 son, junto al déficit de vitaminas B9 y B12, las carencias más frecuentes dentro del grupo de vitaminas del complejo B. ¿Qué las provoca, qué manifestaciones clínicas causan y cómo puede prevenirse la falta de estas vitaminas B?

Síntomas, causas y prevención del déficit de vitamina B1

La falta de tiamina puede causar cansancio, debilidad muscular, dificultad para caminar, dolor de espalda, pérdida de apetito. También vómitos, molestias abdominales, alteraciones del tránsito intestinal, cefalea, pérdida de concentración, inestabilidad emocional, irritabilidad. Además de trastorno del sueño, movimientos involuntarios e incontrolados de los ojos (nistagmo). Incluso elevación de la frecuencia cardíaca, palpitaciones, dificultad para respirar y dolor precordial.

 También puede ocasionar, junto con otras deficiencias de vitaminas del complejo B, el síntoma del «pie ardiendo», lo que sugiere la aparición de una neuropatía periférica. 

Además, en los déficits graves, puede producir la enfermedad del beriberi, que afecta al sistema nervioso (beriberi seco, encefalopatía de Wernicke o psicosis de Korsakoff) y al sistema cardiovascular (beriberi húmedo).

Un aporte inadecuado o deficiente a través de la alimentación, un incremento de los requerimientos (ejercicio físico, fiebre, embarazo, lactancia y crecimiento). También una pérdida excesiva (diarrea, diabetes, fallo renal, etc.), un consumo excesivo de alimentos ricos en factores antitiamina (p. ej., pescado crudo), la ingesta de cafeína, tabaco o alcohol. Por último una cocción incorrecta, el descascarillado de los cereales, la edad avanzada (menor capacidad de asimilación y utilización) o una combinación de varios de estos factores pueden conducir a una deficiencia de vitamina B1.

Aunque dependerá de la situación individual, la falta de vitamina B1 puede prevenirse con una alimentación adecuada. Esta necesitaría una dieta rica en levadura de cerveza, germen de trigo, semillas de girasol, cacahuetes con piel, haba de soja seca, etc., aunque, en ocasiones, puede ser necesario suplementar con complementos nutricionales, en forma de clorhidrato de tiamina y de mononitrato de tiamina, durante un período de tiempo. Igualmente, evitar la cocción en agua, la exposición a la luz y las altas temperaturas prevendrá la pérdida de tiamina.

Síntomas, causas y prevención del déficit de vitamina B6

La falta de piridoxina causa manifestaciones cutáneas parecidas a la seborrea, acompañadas de glositis y estomatitis; alteraciones del sistema nervioso (confusión, problemas de concentración, convulsiones, déficits de neurotransmisores, calambres y síndrome del túnel carpiano); trastornos digestivos y hepáticos (anorexia, diarrea o vómitos); compromiso inmunitario; dolor de espalda, y fatiga. Incluso hay estudios que relacionan un déficit de vitamina B6 con un mayor riesgo de determinados tipos de cáncer.
Una ingesta deficitaria (dieta hiperproteica), el alcoholismo, los síndromes de malabsorción (enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa). También la cirrosis hepática, el hipertiroidismo, la uremia (trastorno del funcionamiento renal), la insuficiencia cardíaca congestiva, determinados fármacos (anticonceptivos, corticoides y determinados antibióticos). Por último el embarazo, la lactancia o un consumo excesivo de vitamina C pueden provocar un déficit de vitamina B6.

Si con una dieta adecuada, que contenga levadura de cerveza, pipas de girasol, germen de trigo, atún o hígado de vacuno, entre otros alimentos, no se consiguen unas cifras correctas de vitamina B6, puede recurrirse a los complementos nutricionales en forma de piridoxina clorhidrato y piridoxal-5-fosfato.

Dra. Iolanda Miró i Vinaixa

No hay comentarios

Deja un comentario

Puedes consultar aquí nuestras Condiciones de Uso y Política de Privacidad