Deportes que ayudarán a cuidar tu espalda

19 diciembre, 2017

La vida sedentaria y la falta de ejercicio son dos enemigos de tu espalda. Al debilitarse su musculatura y adoptar durante mucho tiempo posturas inadecuadas, el dolor de espalda puede aparecer y con ello todas las molestias que se derivan. Por eso, fortalecer esos músculos y trabajar su elasticidad son dos pilares para mantener una adecuada salud lumbar. Para conseguirlo, los deportes denominados de bajo impacto son ideales, ya que te ayudarán a recuperar cualquier posible lesión y te animarán a volver a hacer ejercicio.

Es muy importante vigilar en todo momento que cuando practicamos cualquier deporte lo hagamos observando correctamente su técnica. Esto evitará que realicemos esfuerzos innecesarios o que adoptemos posturas que lleven a sobrecargas que terminen ocasionando más perjuicios que los beneficios que aporta el deporte.

Por eso, una buena idea es dejarse asesorar por profesionales que nos enseñaran a practicar los ejercicios de la mejor forma posible. Acudir a tu médico antes de iniciar cualquier la práctica de cualquier deporte también es una buena idea.

Uno de los deportes que más beneficios reportan a la hora de cuidar tu salud lumbar es el pilates. Se trata de ejercicios suaves, pensados para evitar riesgos y que, seleccionados adecuadamente, ayudan a mejorar y fortalecer la columna vertebral. Además, con el pilates se trabaja especialmente la parte abdominal, de forma que se refuerzan los músculos de la parte posterior, aquellos que dan soporte a nuestra espalda. También supone un gran beneficio el hecho de que se trabaja mucho con estiramientos, que ayudan a liberar tensiones y relajar las partes sobrecargadas por malas posturas.

La natación es otro de los deportes altamente recomendables para proteger nuestra espalda. Es un ejercicio muy completo, con el que se fortalecen los ligamentos y músculos de piernas, brazos y columna vertebral y siempre con un mínimo impacto, debido a que se practica dentro del agua. Sin embargo, debemos vigilar la técnica que empleamos, ya que cada una requiere de características físicas diferentes y trabaja zonas distintas. Como regla general se ha de procurar mantener la cabeza justo en la superficie del agua, para evitar una posición demasiado elevada de la misma que origine tensiones y sobrecargas.

Puede parecer algo muy básico, pero otro ejercicio que nos ayudará mucho a cuidar nuestra espalda es el caminar. Hacerlo durante 30 minutos al día es una forma estupenda de luchar contra el sedentarismo, además de que nos permitirá mejorar el sistema cardiovascular y fortalecer el corazón y los pulmones. Se trata de una actividad muy efectiva y con muchos beneficios para combatir el dolor de espalda, aunque debemos vigilar el calzado que empleamos para evitar posibles problemas.

Otro ejercicio que nos puede ayudar mucho es la bicicleta estática. De forma controlada, nos permite trabajar la musculatura de la parte inferior de nuestro cuerpo y nos ayuda a mantenernos en un buen estado físico sin los impactos para la espalda que supone la práctica de la bicicleta al aire libre, donde la irregularidad del terreno puede acabar acarreando problemas. A la hora de ponernos a pedalear, es muy importante ajusta la bicicleta a nuestras dimensiones, adaptando tanto el manillar como el sillín con el objetivo de mantener la espalda lo más recta posible durante todo el ejercicio.

Por último, también es muy recomendable la práctica del remo, aunque se trata de un deporte más exigente que los anteriores. Tanto en interior como al aire libre, se trata de un ejercicio que ayudará a tonificar la espalda. Pero como siempre, resultará muy importante fijarse en la técnica con detenimiento, para evitar cualquier posible postura inadecuada que acabe produciendo una lesión.

Miguel Ramudo
Content Manager Healthcare

No hay comentarios

Deja un comentario