Falta de vitamina B: causas, síntomas y tratamiento

Las vitaminas del grupo B, globalmente conocidas como vitaminas del complejo B, son unas grandes aliadas de nuestra salud. La tiamina (B1), la riboflavina (B2), la niacina (B3), el ácido pantetónico (B5), la piridoxina (B6), la biotina (B7), el ácido fólico (B9) y la cobalamina (B12) son las 8 vitaminas que forman parte de este complejo, relacionado con el metabolismo energético, con el correcto funcionamiento del sistema nervioso y con el buen estado de piel, cabello y mucosas.

Las vitaminas del complejo B, presentes en muchos alimentos (carne, pescado, huevos, lácteos, levadura, cereales integrales y legumbres, entre otros), son delicadas y solubles en agua, por lo que pueden destruirse con facilidad al procesarse o cocinarse. Si a ello le sumamos que nuestro organismo tiene una capacidad limitada para almacenarlas, no es infrecuente que pueda caerse en un déficit de vitaminas del complejo B.

¿Qué puede ocasionar un déficit de vitaminas B1, B6 y B12?

Una ingesta inadecuada, un requerimiento aumentado (ejercicio físico, fiebre, embarazo, lactancia y crecimiento), una pérdida excesiva (fallo renal, diarrea, etc.), un consumo de factores antitiamina en los alimentos o una combinación de varios de estos factores pueden conducir a una deficiencia de tiamina (B1), falta de vitamina B, necesaria para convertir los hidratos de carbono en energía y para el buen funcionamiento de corazón, músculos y sistema nervioso.

También, la uremia (trastorno del funcionamiento renal en el que los desechos de la orina se acumulan en la sangre), el alcoholismo, la cirrosis, los síndromes de malabsorción, el hipertiroidismo y la insuficiencia cardíaca congestiva, así como ciertos fármacos (isoniacida), pueden provocar un déficit de piridoxina (B6), falta de vitamina B, lo que afectaría al sistema inmunitario, al mantenimiento de una función neurológica normal, a la formación glóbulos rojos y al metabolismo de las proteínas.

Por último, la anemia perniciosa, la malabsorción de vitamina B12 unida a alimento, la gastritis atrófica o el veganismo son las causas más frecuentes del déficit de cobalamina (B12), falta de vitamina B, imprescindible para la formación de glóbulos rojos, para el crecimiento y para la regeneración de los tejidos del organismo.